Altadis: la Reforma Laboral como herramienta de presión

Altadis: la Reforma Laboral como herramienta de presión

 

Una empresa con 125 años de historia cierra sus puertas. La Rioja pierde una de sus principales compañías y fuentes de trabajo por la extendida lacra de la deslocalización. Altadis ha decidido trasladar su producción a Polonia.

Y lo peor de esta situación es que la ley facilita estos movimientos.  La Reforma Laboral se ha convertido en este proceso de negociación en una continua espada de Damocles, una amenaza constante sobre la mesa que podía haber permitido incluso que Altadis cerrase en apenas un mes.

“Esta ley no es un elemento de protección sino de desprotección”, señalan los representantes de CCOO en Altadis. La Reforma Laboral ha eliminado la exigencia de que una empresa tenga perdidas para cerrar y ha desaparecido la tutela de la Autoridad Laboral, que velaba por los derechos de los más desprotegidos, siempre los trabajadores.

Por tanto, todas las vías legales avocaban al cierre, y se precipitó la negociación de las condiciones. En ese escenario “la empresa ha utilizado la ley para presionar ya que, si no se aceptaban las condiciones que planteaban, podían rebajarlas acogiéndose a la Reforma Laboral”.

En el extremo opuesto, la Clausula de Garantías creada por CCOO hace años ha sido la tabla de salvación para muchos trabajadores, ya que incorpora condiciones muy superiores negociadas anteriormente con otro marco legal.  “El único punto en contra es que ese elemento de protección ha tenido también un impacto desmovilizador ya que la empresa ha acudido a esa cláusula para ofrecer buenas condiciones y hacer que los trabajadores se conformen”, denuncian desde el Comité de Empresa.

El objetivo de CCOO ha sido en todo momento buscar el mayor número posible de soluciones definitivas, a través de prejubilaciones, y la recolocación interna del resto de trabajadores. La dificultad radica en que sólo queda una fábrica en España, la de Cantabria, que es más pequeña y que además sólo elabora puros y no cigarrillos.

Numéricamente resultaba imposible la recolocación interna de todos los trabajadores en España pero se han conseguido 152 vacantes en Cantabria a través de prejubilaciones forzosas. Este punto tiene también un aspecto negativo y es que la empresa ha accedido a prejubilar a 172 trabajadores cántabros pero no cubrirá todas las plazas y acabará amortizando 33 puestos de trabajo.

CCOO se ha dejado el alma en este proceso, tanto en la fábrica como a nivel de la Comisión Negociadora en Madrid, a pesar de no tener la mayoría de la representación (el sindicato tiene 6 de los 17 delegados en el Comité de la fábrica de Logroño y 4 de los 12 que componen la Comisión Sindical -Comité Intercentros-). Nadie ha defendido más la fábrica y a los trabajadores que Comisiones Obreras.

UN PROBLEMA GLOBAL

Las multinacionales controlan los sectores estratégicos de la economía global: finanzas, energía, medios de comunicación, infraestructuras y también las industrias como en este caso Imperial Tobacco (Altadis). La crisis que han provocado ha reforzado su poder económico y capacidad de influencia en la política, y por lo tanto el reforzamiento de su lógica, “es necesario avanzar en este modelo socio económico para salir de la crisis”, pregonan hasta la saciedad.

El modelo capitalista se sostiene sobre la explotación de los trabajadores, el incremento de los beneficios sobre la devaluación de las condiciones de trabajo, reduciendo los salarios (para eso se hicieron las dos Reformas Laborales), ignorando a las personas y trasladando las empresas o las producciones a otras partes de europa o del mundo.

¿Es posible otro modelo social y económico? Sí, cuando seamos capaces de  situar al trabajo como elemento central en sociedad, cuando la política se escriba con mayúsculas y las personas exijan sus derechos laborales y sociales.

Los trabajadores y el movimiento sindical han transformado la sociedad a lo largo de la historia, debemos exigir, como trabajadores y ciudadanos, que las grandes empresas sigan produciendo en una región y un país en el que venden y seguirán vendiendo.

Exigir a los gobiernos regionales, nacionales y europeos que de una vez por todas tengamos una política industrial común que permita generar trabajo para los jóvenes en nuestra región, en nuestro país y en Europa. Hay que pararles los pies a las empresas multinacionales que nos usan como pañuelos de papel. La verdadera responsabilidad social corporativa, es mantener los puestos de trabajo y comprometerse en el desarrollo social y económico allí donde se instalan.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Próximos Eventos

junio 2016
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Imágenes de las noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies