Somos solidaridad frente a la precariedad

Somos solidaridad frente a la precariedad

El incendio sufrido en el entorno del Centro Cívico Madre de Dios y la posterior irrupción en la antigua iglesia de Madre de Dios, sede de este centro, han llevado a vecinos y representantes de organizaciones sociales a reunirse en asamblea el pasado viernes para acordar un manifiesto bajo el título ‘Somos solidaridad frente a la precariedad’. 

En este manifiesto, se hace hincapié en la necesidad de abordar las necesidades y situaciones de precariedad que se viven en el barrio y que este ‘ataque’ ha puesto de manifiesto y también se reclama la ampliación de los recursos públicos de primera necesidad.

El manifiesto:

Conocéis los hechos, pero tras ellos hay personas. Detrás de los hechos está Juan Sin Casa que igual podría llamarse Sofía Precaria o Pedro Sin Futuro. Está un barrio desconcertado que transita entre la empatía, el temor, la indiferencia y los prejuicios. Están los múltiples grupos que desarrollan actividades en el Centro Cívico y están también las instituciones públicas, las ONGs o los par dos políticos. Está la ciudadanía en general.

Desde hace tiempo el convento y en ocasiones también el Centro Cívico ha visto pasar a otros Juan Sin Techo, So a Precaria o Pedro Sin Futuro. No podemos preguntarnos si nos gustan o no. Son vecin@s como tant@s otr@s que lo elegimos para vivir, procedentes de un pueblo de aquí al lado o de mucho más allá del horizonte. Y merecen lo que todos esperamos cuando llegamos: ser reconocidos como personas.

El viernes, de forma urgente, más de 50 personas tratamos de reflexionar sobre estos hechos al tiempo que íbamos tomando medidas que en lo inmediato evitaran los riesgos y protegieran el Centro Cívico. Y pensamos que, si bien el Centro Cívico no puede abordar por sí mismo el conjunto de problemas y carencias que están en juego, tampoco podemos permanecer indiferentes. El Centro Cívico es un espacio colectivo que busca promover las capacidades ciudadanas desde la reflexión y el espíritu crítico, la experimentación, la solidaridad y la acción concreta.

Creemos que es en momentos como estos, cuando la realidad llama a nuestra puerta -como siempre sin avisar-, y nos sentimos impotentes y confusos, cuando un espacio colectivo como el Centro Cívico cobra toda su importancia y sentido. Porque solo desde lo colectivo se puede construir una realidad que no deje atrás a nadie.

Somos conscientes de nuestras limitaciones, pero también sabemos que no estamos solos.

Este medio centenar de personas -vecinas y vecinos del barrio y/o representantes de movimientos y organizaciones sociales- buscamos ordenar los acontecimientos para intentar comprenderlos. Y estas fueron nuestras conclusiones:

– Vemos con preocupación que, de forma continuada y sistemática, están ocurriendo situaciones de emergencia en torno al Centro Cívico Madre de Dios. Pero entendemos que no son hechos fortuitos, sino que guardan relación con la creciente situación de precariedad en la que viven muchas vecinas y vecinos del barrio y de la ciudad. El alto precio de los alquileres, unido a la inestabilidad laboral y los bajos e inciertos salarios o pensiones, están generando un abanico de problemas encadenados que profundizan la desigualdad social existente en nuestra ciudad. Son muchos y diversos los casos de personas y familias, que ven como a sus problemas de salud, de supervivencia, de educación, de vivienda, de emancipación y/o de soledad (por señalar algunos), reciben respuestas fragmentadas e insuficientemente coordinadas quedando, por tanto, en una respuesta parcial y coyuntural.

Las personas que “okupan” las dependencias deterioradas del convento de Madre de Dios son la expresión o síntoma de una problemática más amplia, que afecta a más vecinas y vecinos que lo viven de forma callada e individualizada. A cualquiera de los Juan Sin Casa les han

atendido policías, sanitarios, bomberos, trabajador@s sociales… con mayor o menor empatía personal, pero ninguno de ellos ha podido construir con él o ella un proyecto personal capaz de evitar su regreso a la calle en las condiciones indignas que esto implica para cualquier ser humano.

2º- Reconocemos positivamente la trayectoria de más de 10 años del Centro Cívico Madre de Dios y coincidimos en valorar la importancia que tiene el que la Asociación Vecinal Madre de Dios, que es la entidad a la que el Ayuntamiento de Logroño cedió el edificio de la antigua iglesia Madre de Dios, acompañe el proyecto de este Centro Cívico favoreciendo en todo momento la autogestión del mismo, por personas diversas en edad, en género y opción de género, en origen cultural, en capacidad y en perspectiva política, pero todas ellas orientadas a fortalecer la potencia de la ciudadanía en la construcción de nuestras cotidianeidades de barrio y de ciudad.

Por este motivo, después de los acontecimientos ocurridos al inicio de este fin de semana, que no son nuevos pero sí más llamativos, queremos poner el acento en invitar a reflexionar a la ciudadanía y a los agentes sociales y políticos sobre la necesidad de dar pasos concretos y reales para alcanzar una forma de vida más igualitaria y comunitaria, en la que aprendamos a respetarnos entre nosotros, a preocuparnos por la situación de nuestros vecinos y vecinas y a respetar y mejorar nuestro entorno natural y urbanístico.

Por ello lanzamos un llamamiento a toda la ciudadanía y sus organizaciones sociales y políticas, para expresar colectivamente la necesidad de:

A) Fortalecer la acción ciudadana, pero también exigir la existencia de políticas públicas que nos integren en su diseño, desarrollo y evaluación.

B) Apoyar, defender y ampliar los recursos públicos de primera necesidad y que son claves para la equidad, como son los sanitarios, los sociales, los de protección civil, los de educación y los de vivienda, reforzando además, su capacidad preventiva.

C) Exigir la coordinación de todas sus actuaciones por encima de las competencias administrativas para poner a las personas, en toda su integridad, en el centro de sus intervenciones. 

D) Defender y proteger espacios como el Centro Cívico Madre de Dios. Un proyecto vecinal y ciudadano consolidado, que desde su carácter comunitario, intercultural y diverso quiere poner la vida digna en el centro de todas nuestras preocupaciones buscando promover los cuidados, la reciprocidad y la acción comunitaria y transformadora.

E) Reclamar del Ayuntamiento de Logroño la respuesta a los compromisos adquiridos para mejorar las condiciones estructurales del Centro Cívico para que pueda continuar siendo un espacio de encuentro que la ciudadanía necesita en el proceso de construir futuro.

Por todo ello, hoy se ha leído este manifiesto en el Centro Cívico Madre de Dios, para que junt@s reivindiquemos nuestra capacidad como “CUIDADANOS”.

MADRE DE DIOS3

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

El Decreto que regula la Carrera Profesional es injusto y discriminatorio. Si os sentís agraviados, sea cual sea el motivo, o tenéis dificultades en el procedimiento, podemos ayudaros. Queremos ser vuestra voz y elevar una petición conjunta al Comité Evaluador y a la Administración.

Suscríbete a nuestro boletín

Síguenos en Facebook

abril 2019
L M X J V S D
« Mar    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Imágenes de las noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR