El cierre de urgencias de Atención Primaria compromete la capacidad asistencial especializada en La Rioja Baja

El cierre de urgencias de Atención Primaria compromete la capacidad asistencial especializada en La Rioja Baja

La preocupación interna en FHC alcanza niveles de máximo histórico ante la deriva y desgobierno del centro. La situación organizativa y asistencial actual es notablemente peor que hace dos años, sin que la pandemia de COVID-19 pueda ser presentada como la causa de semejante empeoramiento.

No sólo FHC adolece de un déficit severo de médicos sino que incluso le es imposible competir ya en la captación de enfermeras, -cuya falta a fecha de hoy es acuciante de cara a este mismo verano-, las cuales optan por aceptar contratos en otros servicios de salud ante la falta de perspectivas de futuro en La Rioja.

Las tensiones internas en el hospital de la Rioja Baja crecen exponencialmente hasta el punto de hacer temer por la organización de las guardias de especialidades médicas este verano (por ejemplo, en el mes de julio FHC sólo contará con un oftalmólogo y ni siquiera éste trabajará a jornada completa) así como por la viabilidad de la cobertura de todos los turnos de trabajo en el servicio de Urgencias.

● Hemos conocido, hoy, a través de los medios de comunicación, los planes del gobierno regional para la atención continuada en la Atención Primaria (AP) de La Rioja, parte del “Plan Estratégico” de AP del Servicio Riojano de Salud, pareces ser que actualmente en elaboración.

Por lo que a La Rioja Baja afecta, cuyo centro de referencia de Atención Especializada (hospitalaria) es el Hospital de Calahorra (FHC), las medidas ahora anunciadas se plasman en el cierre de la atención presencial de urgencias los fines de semana y festivos en los Centros de Salud de Calahorra, Rincón de Soto y Aldeanueva de Ebro, así como en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Ausejo.

Sólo se mantendrá en Calahorra la visita urgente a domicilios desde el CS de Calahorra.

Todos los recursos que desaparecen se suplirán con 5 ambulancias, una de las cuales se dotará con enfermera y técnico, y las otras cuatro con dos técnicos de transporte.

La demanda asistencial correspondiente a los servicios cerrados será derivada al Hospital de Calahorra, según la información disponible (Ausejo ni siquiera formaba parte de las zonas de referencia de FHC antes de esta reorganización de AP).

● Esta desviación de pacientes de nivel de urgencias de Atención Primaria a Especializada conlleva una sobrecarga asistencial que condicionará demoras inadecuadas y que alterará significativamente la calidad y la seguridad de los pacientes, poniendo en grave riesgo la asistencia a las urgencias vitales.

No parece nada fácil de explicar que los déficits en Atención Primaria colapsen los Servicios de Atención Especializada, los cuales ni siquiera han sido consultados previamente sobre la adecuada organización de los servicios y derivaciones.

Conviene recordar que el servicio de Urgencias de FHC acaba de duplicar (obra realizada en 2020/2021) su superficie útil de asistencia (de 358 m2 a 741 m2) sin que ello haya llevado aparejado el necesario aumento de personal para hacer frente a la nueva exigencia.

Preguntada la Gerencia de FHC por esta Representación legal de los Trabajadores, esta misma mañana, sobre la información disponible, sobre cómo se vería afectada la estructura de nuestros servicios hospitalarios y cómo se iba a organizar la asunción de la nueva demanda asistencial en horario de noche, la Dirección ha sido incapaz de responder reconociendo que habían pedidos datos de frecuentación al SERIS pero que aún no se los habían facilitado y ofreciendo como única explicación que el triaje (priorización por gravedad de los casos a su entrada en Urgencias) podría servir para afrontar y ordenar el incremento de la demanda asistencial nocturna en fines de semana y festivos… Sucede que FHC no dispone de personal específico para realizar el triaje nocturno (de 22:00 a 10:00 horas), circunstancia que la propia Dirección de FHC ha demostrado desconocer un año y medio después de haber sido nombrados por Salud.

● La preocupación interna en FHC alcanza niveles de máximo histórico ante la deriva y desgobierno del centro. La situación organizativa y asistencial actual es notablemente peor que hace dos años, sin que la pandemia de COVID-19 pueda ser presentada como la causa de semejante empeoramiento.

No sólo FHC adolece de un déficit severo de médicos sino que incluso le es imposible competir ya en la captación de enfermeras, -cuya falta a fecha de hoy es acuciante de cara a este mismo verano-, las cuales optan por aceptar contratos en otros servicios de salud ante la falta de perspectivas de futuro en La Rioja.

Las tensiones internas en el hospital de la Rioja Baja crecen exponencialmente hasta el punto de hacer temer por la organización de las guardias de especialidades médicas este verano (por ejemplo, en el mes de julio FHC sólo contará con un oftalmólogo y ni siquiera éste trabajará a jornada completa) así como por la viabilidad de la cobertura de todos los turnos de trabajo en el servicio de Urgencias.

● El pasado 21 de mayo ya denunciamos públicamente la falta absoluta de planificación -que continúa- ante las consecuencias evidentes que tendría para el hospital y la organización de sus recursos la firma reciente del convenio de colaboración entre la comunidad autónoma de La Rioja y la comunidad foral de Navarra en materia de cooperación sanitaria. En virtud de dicho convenio, el Hospital de Calahorra seguiría atendiendo las Urgencias y Radiología de la población de la Zona Básica de Salud de San Adrián, añadiéndose además ahora la Atención sanitaria Especializada a pacientes de San Adrián, Azagra, Andosilla y Cárcar, lo que supone incrementar la población de referencia de FHC en 14.400 personas a partir del 1 de junio, un incremento de demanda potencial por ampliación de la población de referencia, -ya no sólo en su servicio de Urgencias sino también en sus especialidades médicas- de un 15%.

● Por otra parte, como es sabido, ante la falta de pediatras de cupo (AP) en Alfaro, con la aquiescencia de la Dirección de Atención primaria, decidieron (no se sabe muy bien quiénes) unilateralmente remitir a todos los pacientes pediátricos que precisasen asistencia urgente a FHC, incluso sin que previamente sean vistos por ningún médico. Debe saberse que a su llegada a FHC son atendidos por los facultativos de urgencias del hospital, no por especialistas en pediatría, sobrecargando el sistema al límite, como buenamente se puede y con grandes demoras. Es triste constatar que la situación no ha sido objeto de remedio eficaz alguno en origen, en la propia AP, más allá de la mera propaganda.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

junio 2021
L M X J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Imágenes de las noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR