CCOO considera un fracaso los resultados del histórico “Acuerdo de Primaria” firmado el pasado 23 de mayo

CCOO considera un fracaso los resultados del histórico  “Acuerdo de Primaria” firmado el pasado 23 de mayo

Que cada paciente pudiera disponer del tiempo de consulta necesario y el mantenimiento los centros de salud abiertos por la tarde, eran dos de los principales objetivos de aquellas medidas meramente ‘urgentes’, las cuales debían haber sido implementadas mediante una necesaria reorganización, profunda y eficaz, de nuestra Atención Primaria.

Cuatro meses después se vislumbra el fracaso de aquel Acuerdo, pues ni se ha garantizado la apertura en horario de tarde de los CCSS (al cierre el pasado mes de agosto del CS de Labradores, se suma el del CS de La Guindalera desde ayer mismo) ni son infrecuentes las demoras durante días hasta obtener cita en algunos centros.

• El pasado 23 de mayo, tras meses de movilizaciones, en la Mesa Sectorial del Servicio Riojano de Salud (SERIS) fue acordada la adopción de medidas urgentes tendentes al reforzamiento de la Atención Primaria (AP) de La Rioja.

Dicho “Acuerdo de Atención Primaria” no era sino una actuación “urgente” y, por su provisionalidad, “abierta” a una necesaria implementación mediante posteriores medidas organizativas y presupuestarias. Pese a ello, pese a haber sido advertido expresamente en reiteradas ocasiones de que aquellas medidas sólo eran un “parche” temporal, el gobierno regional publicitó dicho “Acuerdo”, tan pomposa como injustificadamente, como un hito “histórico”, presunta panacea de todos los males de nuestra AP.

• Los tres objetivos fundamentales de aquellas medidas urgentes entonces acordadas fueron: 1) Asegurar que los Centros de Salud permaneciesen abiertos en horario vespertino, exigencia aún más imperativa en la actual situación de pandemia y, más aún, ante su previsible futura evolución; 2) Que cada paciente pudiera disponer del tiempo de consulta necesario; y 3) La dotación de los RRHH necesarios.

Para lograr los dos primeros objetivos y en tanto se avanzaba en el tercero, se estableció provisionalmente el pago de retribuciones significativas con cargo al erario público (55 euros/hora los médicos y 34,49 euros/hora la enfermería) para quienes asumieran en horario de tarde el “cupo” (pacientes) de los profesionales ausentes hasta que fuera posible la sustitución de estos. La idea era, obviamente, incentivar la ampliación del horario de atención al público a las tardes, evitando comprimir las agendas en horario de mañana pues ello significaría directamente reducir el tiempo disponible para cada consulta hasta llegar a minutajes ridículos que deterioran el estándar de calidad asistencial.

Cuatro meses después se vislumbra el fracaso de aquel Acuerdo, al menos en sus aspectos principales:

  • Efectivamente, no se ha garantizado la apertura en horario de tarde de los Centros de Salud: al cierre ya el pasado mes de agosto del CS de Labradores, se suma el del CS de La Guindalera, el cual ha cerrado ayer mismo sus puertas a las 15:00 horas y permanecerá clausurado sin prestar servicio por las tardes al menos durante un mes.
  • El segundo de los objetivos del Acuerdo firmado el 23 de mayo era asegurar a los ciudadanos una espera no superior a 48 horas entre su llamada y la cita con su equipo médico habitual en AP. No obstante, también en eso se ha fracasado pues son frecuentes los casos en que las esperas se demoran durante días, como bien saben, por ejemplo, los pacientes y usuarios del logroñés CS Gonzalo de Berceo.
  • Por otra parte, el tercer objetivo -el verdaderamente fundamental pues su logro afianzaría la consecución de los restantes- era la reorganización de nuestra AP redimensionando sus RRHH. Pero lo cierto es que, si a la firma del Acuerdo de mayo afrontábamos junio con 23 médicos y pediatras menos que el año pasado, tal situación ha empeorado desde entonces: no sólo el SERIS no ha actuado con diligencia en el mercado de trabajo procurando la captación de los RRHH necesarios -a diferencia del resto de servicios de salud-, sino que continúa el goteo de huidas de profesionales hacia otras comunidades y las dimisiones entre los responsables de nuestros centros de salud.

Tal parece que el único trabajo que desenvuelve la Consejería de Salud es “regar” con dinero público allí donde le surge un conflicto, haciéndolo, además, de la peor manera posible: con opacidad, sin control de los resultados de la inversión y sin una verdadera gestión de los problemas reales -siempre complejos-, sustituyendo, en fin, la delicada tarea de administrar eficazmente y gobernar lo común por la simple labor propagandística sin más sustancia.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

septiembre 2020
L M X J V S D
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Imágenes de las noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR